domingo, 30 de marzo de 2014

Anatol Gorelik

Anatol Gorelik, nacido en Ucrania en 1890, es otra figura anarquista no lo suficientemente conocida, ni siquiera en los dos países donde llevó a la práctica su militancia política: Rusia y Argentina. Fue un brillante orador, periodista, escritor y gran propagandista del anarquismo.

Su familia, judía, era extremadamente pobre, por lo que Anatol tuvo que ponerse a trabajar ya a los diez años. Su filiación ácrata se sitúa en 1904, siendo detenido en varias ocasiones por la policía zarista. Pasó por Francia en 1909, para volver de forma clandestina a Rusia en 1911. Tuvo un exilio norteamericano, en 1913, donde llevó a cabo una inagotable actuación como orador y propagandista en los sindicatos de la IWW y en organizaciones anarquistas. En 1916, organiza junto a otros anarquistas el primero periódico ruso de obreros industriales, Golos Rabocheko (La voz de los obreros), que luego será Golos Trusenika (La voz del trabajador). Volvió de forma clandestina a Rusia en 1917 donde continuará su incansable actividad anarquista en varias localidades: secretario del Buró de los anarquistas de la cuenca del Don, redactor en el Golos Anarjista (La voz del anarquista) y secretario del Buró de información y propaganda anarquista en lengua judía.

Cuando el ejército de ocupación germano-austriaco llega a Ucrania, Gorelik se ve obligado a pasar a la clandestinidad. En 1919, será secretario del movimiento Nabat, Confederación de Organizaciones Anarquistas, un intento de unificar los diferentes grupos ácratas en Ucrania, algunos de los cuales organizo el propio Gorelik; a finales de 1918, este movimiento estableció su cuartel general en Járkov y otras secciones importantes en Kiev, Odessa y Efaterinoslav, entre otras ciudades ucranianas. Volin, importante guía teórico de esta agrupación, consideraba que era importante una organización que integrara todas las tendencias del anarquismo a la vez que garantizara un grado importante de autonomía para los diversos grupos e individuos. La Confederación tuvo un periódico homónimo, el Navat.

Después de varias detenciones a partir de 1920, producto del ataque inicuo del poder soviético contra majnovistas y anarquistas, Gorelik es finalmente expulsado de la Unión Soviética a finales de 1921 junto a otras importantes figuras anarquistas. Llega a Argentina desde Berlín, en 1922, tal vez atraído por el buen hacer del grupo anarquista ruso de Buenos Aires, y ese mismo año publica allí su obra Los anarquistas en la revolución rusa. Gorelik señaló la contradicción entre la ideología supuestamente progresista de los comunistas, aceptando la sinceridad de gran parte de sus militantes de base, y el intolerable autoritarismo ejercido en su praxis en la Unión Soviética. La visión de Gorelik pasa por una experiencia continua con los explotados y los desheredados queriendo demostrar que las ideas nunca son suficientes; de hecho, si la idea comunista de un mundo y un hombre nuevos es loable en la teoría, convirtiéndola muchos de sus militantes en dogma de forma honesta, en la práctica los dirigentes se dedicaron a pervertir y falsificar las instituciones de base (como los soviets), que deberían haber dado paso a unas estructuras libertarias. Esta visión de Gorelik, significativamente anarquista en la teoría y en la praxis, considera el poder director de una minoría algo nefasto para la creación de nuevos valores:
Muchos piensan que todo el mal vino y viene de la mala voluntad de los comunistas. No, sus medidas en papel y en palabras fueron excelentes. Los comunistas incluso soñaron en la instauración de un hombre nuevo, libre: muchos comunistas dedicaron a aquella tarea todas sus fuerzas, y el gobierno consagró a esa obra de la educación popular una gran parte de su interés oficial.
Pero en la arena no se construye un edificio, y en política, o sea la administración de la gente, es imposible edificar no sólo una nueva sociedad sino cualquier aspecto social útil y necesario en cualquier ámbito.
El poder es un maravilloso útil para dirigir a la gente y las cosas, pero se vuelve en sí inútil e incluso nefasto para la creación de nuevos valores. [Gorelik en La educación en la Rusia soviética (poder comunista y educación)]
Gorelik colaboró en el país porteño junto a otros grupos rusos exilados y escribe en diversas publicaciones anarquistas, como el Delo Truda de Buenos Aires, en lengua rusa, o La Antorcha, en castellano (idioma en el que escribiría directamente desde finales de los años 20), donde profundiza en su visión sobre la revolución bolchevique y da a conocer a las principales figuras del anarquismo ruso; también es colaborador de La Revista Blanca editada en Barcelona, hasta su cierre en 1936, abordando siempre los problemas educativos y revolucionarios, especialmente después de que el golpe militar de septiembre de 1930 truncara las publicaciones libertarias en Argentina. Frente al sindicalismo, al que consideraba pernicioso y reformista, Gorelik defendió siempre el anarquismo. En 1940, sufrió Gorelik un ataque de parálisis pasando sus últimos 16 años postrado en la cama bajo los cuidados de sus esposa Fany. El 15 de noviembre falleció Anatol Gorelik en un hospital de Buenos Aires, casi en el olvido; Alexander Cherniako, su necrólogo, escribió: “Es una vergüenza el fin de la vida del compañero Gorelik, que tanto dio a la anarquía. Es preciso, si bien con atraso, expresar: ¡compañero Anatol!, cuando triunfe el Ideal que serviste, nuestros descendientes te recordarán y te inscribirán con letras de oro en nuestra memoria".

Reproducimos a continuación la lista que aporta Frank Mintz de los escritos de este prolífico autor:
-Gonenia na Anarjizm v Sovetskoy Rossii [Expulsión del anarquismo de la Rusia soviética], Berlín, Izdanie “Gruppi Russkij Anarjistov v Guermania” [Edición de los grupos anarquistas rusos en Alemania], 1922 [coautor con A. Komov y Volin, existe una traducción al alemán Die Verfalgun des Anarchismus in Sovyetrusland, atribuida a Archinov P., Kornov A. y a Gorelik A., sin Volin].

-Anarjisti v Rossiiskoy Revoliutsii [Los anarquistas en la revolución rusa] un libro, traducido también al francés y al búlgaro, que cita centenas de detenidos anarquistas con sus profesiones mayoritariamente proletarias y humildes. Buenos Aires, Izdanie Rabochey Izdatelskoy Gruppi v Resp. Arguentine [edición del grupo editor de obreros en la Rep. Argentina], junio de 1922, 63 pp. [traducción por entregas en La Antorcha, Nros. 158-173, entre el 1 de mayo y el 14 de agosto de 1925].

- Pervaya Konferentsia anarjistskij organisatsii Ukraini Nabat, deklaratsia i rezoliutsi [Primera Conferencia de las organizaciones anarquistas de Ucrania Nabat]. Declaración y resoluciones, Buenos Aires, Izdanie Rabochey Izdatelskoy Gruppi v Resp. Arguentine [edición del grupo editor de obreros en la República argentina], febrero de 1922.
Esta documentación excepcional es totalmente atribuible a Gorelik, dado su papel en Nabat. La traducción al castellano casi completa se publicó inmediatamente. Desgraciadamente, no parece que el movimiento anarquista argentino ni el internacional se hayan preocupado por recoger lo esencial de este texto. Pese a ser una parte esencial de las reflexiones organizacionales del proyecto de la Plataforma, propuesto por Néstor Makhno y Pedro Archinov y otros compañeros emigrados rusos, tampoco fue aprovechado este texto ni en la polémica ni durante la práctica de la revolución española de 1936-1939.

-Primera Conferencia de las Organizaciones Anarquistas de Ukrania ‘Nabat’. Declaración y resoluciones (Documento para la historia del anarquismo en la Revolución Rusa...), Buenos Aires, La Protesta, 1922.

-La revolución social (conferencia leída el día 14 de octubre en el mitin celebrado por el ateneo anarquista en el teatro Armonía de Buenos Aires), Buenos Aires, ediciones del Ateneo Anarquista, 1923, 31 pp.

-Vospitanie v Sovetskoy Rossii (Kommunisticheskaya Vlast y Vospitanie) [La educación en la Rusia soviética (poder comunista y educación)], Buenos Aires, Izdanie Rabochey Izdatelskoy Gruppi v Resp. Arguentine [edición del grupo editor de obreros en la República Argentina], diciembre de 1923, 144 pp. Se trata
de una exposición pedagógica amplia, que fue la fuente de numerosos artículos en La Revista Blanca de Barcelona en 1930.

-El movimiento revolucionario de las masas en Ucrania, Buenos Aires, Biblioteca “La Palestra” de Tribuna Libertaria, año II, N° 18, junio de 1924.

-La revolución rusa y el anarquismo, Buenos Aires, ediciones Anarquía, 1933.

-Cómo conciben los anarquistas la revolución social, Barcelona, Ediciones de La Revista Blanca, [mayo de] 1936, 32 pp.
-Los grandes problemas del anarquismo moderno (cómo entienden los anarquistas el comunismo libertario. Los anarquistas y la dictadura del proletariado. El anarquismo y el gobierno revolucionario), Barcelona, Ediciones de La Revista Blanca, [mayo de] 1936, 32 p.

Fuentes:
Anatol Gorelik, El anarquismo en la revolución rusa. Frank Mintz como compilador (Libros de Anarres, La plata: Terramar, Buenos Aires 2007).
Paul Avrich, Los anarquista rusos (Alianza Editorial, Madrid 1974).

Rudolf Rocker, Bolcheviquismo y anarquismo (Reconstruir, Buenos Aires 1959).

No hay comentarios: