jueves, 24 de abril de 2008

El día de Barcelona

La Fundación Anselmo Lorenzo ha sacado un nuevo libro. Copio más abajo la reseña que el autor tiene en su blog.
Yo, modestamente, me siento algo padre de la edición, ya que el diseño de portada es de un servidor.

____________________________________________________________________________


Ya está a la venta el libro que da nombre a este blog y que edita la Fundación Anselmo Lorenzo al precio de 10 euros. Para los que aún no lo sepan, se trata de una novela o, mejor dicho, de una crónica novelada sobre las treinta horas que necesitaron los anarquistas para aplastar la sublevación militar del 19 de julio de 1936 en Barcelona. Para ir haciendo boca, hace unos meses abrí este blog donde he dado cuenta de cómo escribí el libro, por qué me dio por hacerlo y las anécdotas más sonadas, amén de aceptar comentarios, discusiones e intervenciones de cualquier especie. También he hablado de los escenarios donde se suceden los hechos, de los personajes reales e imaginarios y de muchos más elementos de la narración.

Quien no tenga ganas, o no le apetezca o no quiera emplear su tiempo en acudir a una librería para adquirir un ejemplar, puede dirigirse directamente al apartado de venta por correo de la Fundación Anselmo Lorenzo, cuya dirección electrónica es:

fal@cnt.es

Y cuyo teléfono es:

91 473 82 48

Para una consulta o cualquier otra cosa, mi dirección es:

cgalianoroyo@gmail.com

____________________________________________________________________________

1 comentario:

César dijo...

Hola, Capi.

Soy César Galiano. Supongo que ya sabrás que me ha gustado mucho la portada. Y no lo tenías fácil. De hecho, lo tenías muy jodido. Para quienes no lo sepan, había un proyecto anterior de portada que al final no pudo llevarse a cabo. Pero el listón se había quedado alto, creo yo; muy alto. Sin embargo, tío, a veces lo más sencillo es lo que más fuerza tiene: la imagen del miliciano sobre el plano de Barcelona me gustó desde el primer momento y gustó a los amigos que al principio decían que no lo tenían muy claro. O sea que ahí va mi enhorabuena.