viernes, 20 de septiembre de 2013

El opio del pueblo

Montaje usando la (recurrente) imagen del pensador de Rodin con un pequeño extracto de la lúcida y simpática obra de Antonio López Campillo y Juan Ignacio Ferreras, Curso acelerado de ateísmo. En él se cita la conocida frase de Marx, en mi opinión muy utilizada y habitualmente mal entendida. En el párrafo completo puede comprenderse el sentido profundo que tenía la crítica a la religión, en realidad señalando un mundo injusto que provocaba una creencia ilusoria, pero comprensible, en el oprimido. Del mismo modo, se recuerda la naturaleza inmutable y dogmática del pensamiento religioso, bien diferenciada del ansía de conocimiento, garante del progreso en todos los ámbitos de la vida

1 comentario:

Gregorio Garcia Alcalá dijo...

Me parece que la religión ha dejado de ser el opio del pueblo; ha sido sustituida por el fútbol. No se nos ocurra convocar una concentración o manifestación de protesta en un día o a una hora en que se dispute un encuentro de fútbol de cierta importancia, la gente preferirá ver el fútbol.